Completá el siguiente formulario y dentro de las próximas horas nos comunicaremos con usted para brindarle un turno

Nombre y Apellido (requerido)

Teléfono (requerido)

Médico (requerido)

Motivo (requerido)

x

Para contactarte directamente:

  • TELÉFONO PARA TURNOS +54 9 341 4400239
  • GUARDIA PASIVA 20 A 8 HS +54 9 341 4400239
  • WHATSAPP +54 9 341 6635604

¿Que es la Retinopatía Diabética?

70068181_441924536425220_771878968247713792_n

¿Que es la retinopatía diabética?

Dr. Gordon Maximilano, Médico Oftalmólogo-Retinólogo

Dra. Mitzy Torres, Médica Oftalmóloga-Retinóloga

La retinopatía diabética es una afección de los ojos como consecuencia de la enfermedad conocida como diabetes mellitus, caracterizada por un aumento de la azúcar en sangre (hiperglicemia).

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en nuestro país, y la incidencia va a ir en aumento junto con la cantidad de pacientes diabéticos.

Un control metabólico estricto con su médico diabetólogo, junto con un control oftalmológico completo con su médico oftalmólogo, son fundamentales para prevenir o retrasar la aparición de esta enfermedad.

La retina es una delgada capa interna que tapiza los 2/3 posteriores del ojo. Es muy importante para la función visual, ya que posee receptores para la luz e imágenes (fotorreceptores), conexiones nerviosas, neuronas, y es el inicio de lo que se conoce como vía visual.

La mácula, es una pequeña zona central de la retina que nos da la agudeza visual, la visión de detalles.

La diabetes produce lesiones en varios tejidos y órganos del cuerpo. Las principales alteraciones que produce son la macroangiopatía (daño en los grandes vasos) y la microangiopatía (lesión en los pequeños vasos). Por esta última alteración, se explica la retinopatía diabética, donde se dañan los pequeños vasos de la retina, produciendo alteraciones en su pared (pierden líquido, también conocida como edema) cerrándose los pequeños vasos, haciendo que no lleguen nutrientes y ni oxígeno en niveles adecuados a la retina. Por esta última razón, la retina responde formando vasos nuevos (neovacularización), los cuales son frágiles, con tendencia al sangrado, y muchas veces van acompañados por tejido fibroso, que si se contrae, puede producir desprendimiento de retina.

Por lo tanto, la retinopatía diabética a grandes rasgos se puede dividir en 2: retinopatía diabética no proliferativa y retinopatía diabética proliferativa.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza con un examen oftalmológico completo con dilatación de la pupila que realiza su médico oftalmólogo al menos una vez al año. Si ya existe algún grado de lesión, puede requerir controles más estrechos.

Además, puede ser necesario realizar algunos exámenes complementarios, como angiografía digital, tomografía de coherencia óptica (OCT) para estudiar la mácula, o ecografía en caso de no poder observar correctamente la retina.

Tratamiento

El tratamiento para la retinopatía diabética que detiene el avance de la enfermedad es el láser de argón, también conocida como fotocoagulación panretiniana. Si existe sangrado intraocular persistente o presenta desprendimiento de retina, la indicación es una cirugía llamada Vitrectomía, la cual ha tenido muchos avances y mejoras tecnológicas, que nos permiten obtener buenos resultados.

Cuando hay compromiso de la mácula por edema (líquido), se pueden realizar inyecciones intravítreas (dentro del ojo) con unas drogas llamadas antiangiogénicas. También pueden utilizarse corticoides por esta misma vía. El láser para el edema macular, también es una opción de tratamiento.

Prevención

Lo más importante son lo controles periódicos sistémicos con su médico diabetólogo, y los controles oftamológicos completos con su médico oftalmólogo.

Las consultas con su médico diabetólogo son para controlar la glicemia, hemoglobina glicosilada, presión arterial, dislipemia (colesterol y triglicéridos) y funcionamiento del riñón. De esta manera, podemos evitar o retrasar el daño en la retina.

El examen oftalmológico completo con dilatación pupilar con su médico oftalmólogo al menos una vez al año es fundamental, ya que la retinopatía diabética puede no dar síntomas hasta niveles muy avanzados de la enfermedad, haciendo más difícil el tratamiento para poder detener o controlar la enfermedad. De considerarse necesario, se solicitarán estudios complementarios como angiografía, OCT, ecografía. De esta manera, podemos llegar a tiempo para realizar tratamientos en forma oportuna.

AUTHOR

Dr. Lorenzo Manavella (h)

All stories by: Dr. Lorenzo Manavella (h)