Completá el siguiente formulario y dentro de las próximas horas nos comunicaremos con usted para brindarle un turno

Nombre y Apellido (requerido)

Teléfono (requerido)

Médico (requerido)

Motivo (requerido)

x

Para contactarte directamente:

  • TELÉFONO PARA TURNOS +54 9 341 4400239
  • GUARDIA PASIVA 20 A 8 HS +54 9 341 4400239
  • WHATSAPP +54 9 341 6635604

RETINOPATÍA DIABÉTICA

¿Qué es la retinopatía diabética?

La Diabetes Mellitus es una enfermedad metabólica cuya principal característica es la de tener niveles elevados de glicemia (azúcar en sangre) por ausencia o falta de una hormona llamada Insulina, que es la produce la entrada de la azúcar a la célula.

El estado de hiperglucemia, con el tiempo, va produciendo daño en los pequeños vasos de la circulación a nivel del riñón, corazón, sistema nervioso, circulación periférica (extremidades) y por supuesto, en la retina.

Ese daño hace que no llegue buena cantidad de sangre a los tejidos (isquemia), los que reaccionan formado vasos nuevos (neovasos) que no tienen la estructura de un vaso normal. Por lo tanto, son frágiles, se rompen, producen hemorragia, y están acompañados de tejido fibroso contráctil que puede producir desprendimiento de retina de tipo traccional.

TRATAMIENTO

El tratamiento de elección para frenar la evolución de esta patología en la retina es la Fotocoagulación con rayo láser. Aunque hay un 20% de los pacientes tratados que pueden no responder al tratamiento con láser (no respondedores), y muy probablemente terminen en cirugía para intentar frenar el proceso. En la fotocoagulación retiniana, el oftalmólogo aplica el láser en las áreas de la retina a tratar, para reducir los vasos sanguíneos anormales y así detener su sangrado para que no pase al humor vítreo. El objetivo también es prevenir la futura formación de vasos sanguíneos frágiles e interrumpir en cierta forma, la progresión de la enfermedad. Ya que se requieren de varios disparos con el láser para completar el procedimiento, usualmente es necesario efectuarlo en 2 o mas sesiones.

Luego de la Fotocoagulación Láser usted podría notar alguna disminución en su visión lateral, pero el tratamiento puede preservarle su visión restante.

Este tratamiento de Fotocoagulación Láser es más efectivo cuando se realiza antes de que los vasos sanguíneos comiencen a sangrar y dependiendo del grado de hemorragia que se halle en la retina.

Si las hemorragias son severas y recurrentes, y el humor vítreo ha sido afectado, usted podría necesitar otro procedimiento quirúrgico más complejo llamado vitrectomía.

La cirugía de Vitrectomía es realizada en pacientes diabéticos que sufren una hemorragia vítrea (cuando la sangre se mezcla con el humor vítreo, la sustancia viscosa que rellena el centro del ojo). Esto disminuye en gran medida la agudeza visual del paciente.

En este procedimiento, el cirujano remueve la sangre y el humor vítreo del ojo, y lo reemplaza por una solución salina. El cirujano también puede desprender restos de filamentos del vítreo que pueden adherirse a la retina y provocar su desprendimiento.

En los últimos anos, han aparecido una serie de medicamentos llamados Antiangiogénicos. Su efecto es el de bloquear un factor de crecimiento vascular que se encuentra aumentado en los diabéticos, para inhibir el crecimiento de los vasos nuevos. Se coloca una inyección intravitrea (dentro del ojo). El inconveniente de esta terapia es que la duración del efecto es transitorio (entre 6 y 8 semanas aprox.). Por lo tanto, el laser sigue siendo el tratamiento de elección, y la indicación de la terapia antiangiogénica se reserva para algunos casos de edema macular diabético (hablaremos al respecto), y como coadyuvante del laser o de la cirugía.

¿Los tratamientos para la retinopatía diabética pueden frenar su avance?

Sí. Los tratamientos actuales son muy eficaces para reducir la pérdida de la visión. Las personas con retinopatía diabética tienen una probabilidad de menos del 5% de resultar ciegos dentro de los cinco años después de realizado el tratamiento. No existe cura para la retinopatía diabética, pero si se puede detener su progreso y hasta incluso prevenir la ceguera.