Completá el siguiente formulario y dentro de las próximas horas nos comunicaremos con usted para brindarle un turno

Nombre y Apellido (requerido)

Teléfono (requerido)

Médico (requerido)

Motivo (requerido)

x

Para contactarte directamente:

  • TELÉFONO PARA TURNOS +54 9 341 4400239
  • GUARDIA PASIVA 20 A 8 HS +54 9 341 4400239
  • WHATSAPP +54 9 341 6635604
Monthly Archives :

octubre 2019

gm placa 3.10-01

Gordon Manavella lanza su historial clínico on-line

Desde nuestra página web, creando tu usuario podés acceder tu historial clínico.

Sin necesidad de moverte de tu casa, accede a los resultados de tus estudios. Es simple y rápido, podés hacerlo desde cualquier dispositivo.

En Gordon Manavella continuamos invirtiendo en tecnología e innovación.

70068181_441924536425220_771878968247713792_n

¿Que es la Retinopatía Diabética?

¿Que es la retinopatía diabética?

Dr. Gordon Maximilano, Médico Oftalmólogo-Retinólogo

Dra. Mitzy Torres, Médica Oftalmóloga-Retinóloga

La retinopatía diabética es una afección de los ojos como consecuencia de la enfermedad conocida como diabetes mellitus, caracterizada por un aumento de la azúcar en sangre (hiperglicemia).

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera en nuestro país, y la incidencia va a ir en aumento junto con la cantidad de pacientes diabéticos.

Un control metabólico estricto con su médico diabetólogo, junto con un control oftalmológico completo con su médico oftalmólogo, son fundamentales para prevenir o retrasar la aparición de esta enfermedad.

La retina es una delgada capa interna que tapiza los 2/3 posteriores del ojo. Es muy importante para la función visual, ya que posee receptores para la luz e imágenes (fotorreceptores), conexiones nerviosas, neuronas, y es el inicio de lo que se conoce como vía visual.

La mácula, es una pequeña zona central de la retina que nos da la agudeza visual, la visión de detalles.

La diabetes produce lesiones en varios tejidos y órganos del cuerpo. Las principales alteraciones que produce son la macroangiopatía (daño en los grandes vasos) y la microangiopatía (lesión en los pequeños vasos). Por esta última alteración, se explica la retinopatía diabética, donde se dañan los pequeños vasos de la retina, produciendo alteraciones en su pared (pierden líquido, también conocida como edema) cerrándose los pequeños vasos, haciendo que no lleguen nutrientes y ni oxígeno en niveles adecuados a la retina. Por esta última razón, la retina responde formando vasos nuevos (neovacularización), los cuales son frágiles, con tendencia al sangrado, y muchas veces van acompañados por tejido fibroso, que si se contrae, puede producir desprendimiento de retina.

Por lo tanto, la retinopatía diabética a grandes rasgos se puede dividir en 2: retinopatía diabética no proliferativa y retinopatía diabética proliferativa.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza con un examen oftalmológico completo con dilatación de la pupila que realiza su médico oftalmólogo al menos una vez al año. Si ya existe algún grado de lesión, puede requerir controles más estrechos.

Además, puede ser necesario realizar algunos exámenes complementarios, como angiografía digital, tomografía de coherencia óptica (OCT) para estudiar la mácula, o ecografía en caso de no poder observar correctamente la retina.

Tratamiento

El tratamiento para la retinopatía diabética que detiene el avance de la enfermedad es el láser de argón, también conocida como fotocoagulación panretiniana. Si existe sangrado intraocular persistente o presenta desprendimiento de retina, la indicación es una cirugía llamada Vitrectomía, la cual ha tenido muchos avances y mejoras tecnológicas, que nos permiten obtener buenos resultados.

Cuando hay compromiso de la mácula por edema (líquido), se pueden realizar inyecciones intravítreas (dentro del ojo) con unas drogas llamadas antiangiogénicas. También pueden utilizarse corticoides por esta misma vía. El láser para el edema macular, también es una opción de tratamiento.

Prevención

Lo más importante son lo controles periódicos sistémicos con su médico diabetólogo, y los controles oftamológicos completos con su médico oftalmólogo.

Las consultas con su médico diabetólogo son para controlar la glicemia, hemoglobina glicosilada, presión arterial, dislipemia (colesterol y triglicéridos) y funcionamiento del riñón. De esta manera, podemos evitar o retrasar el daño en la retina.

El examen oftalmológico completo con dilatación pupilar con su médico oftalmólogo al menos una vez al año es fundamental, ya que la retinopatía diabética puede no dar síntomas hasta niveles muy avanzados de la enfermedad, haciendo más difícil el tratamiento para poder detener o controlar la enfermedad. De considerarse necesario, se solicitarán estudios complementarios como angiografía, OCT, ecografía. De esta manera, podemos llegar a tiempo para realizar tratamientos en forma oportuna.

61097831_379663739317967_7186901847368531968_n

Queratocono: una patología que afecta a los mas jóvenes

Qué es el Queratocono?

El Queratocono es una degeneración de la córnea que se caracteriza por un adelgazamiento y protrusión de la misma, la córnea adquiere una forma de cono. La córnea normalmente tiene una forma esférica, lo que genera que los rayos de luces que vienen del exterior, se junten en un mismo punto en la retina, dando una imagen nítida y clara. En el queratocono, la córnea tiene la forma de cono y es totalmente irregular, lo que genera que los rayos de luces no se junten en un mismo punto, dando una imagen totalmente distorsionada y fuera de foco.

La enfermedad comienza a edades tempranas (alrededor de los 15-20 años) y se caracteriza por una visión distorsionada con aumento de la miopia y el astigmatismo.

 

Causas

El Queratocono tiene un componente genético que produce un debilitamiento del tejido corneal, por eso la importancia del control oftalmológico en aquellas personas con familiares que posean la enfermedad.  Es importante destacar que también existen factores ambientales, dentro de los que se impone el frotamiento excesivo del ojo, factor que se cree que es uno de los principales causantes del avance de la enfermedad. Este frotamiento se debe a que estos pacientes suelen presentar alergias oculares o sequedad ocular, lo que les genera picazón y ardor. Esto lleva a la necesidad de frotarse los ojos para calmar ese picazón y ardor.

Es tan importante el factor de frotamiento ocular que, para la concientización del mismo, se han realizado campañas internacionales. Estas campañas buscan informar y dar a conocer las consecuencias del frotarse los ojos en aquellos pacientes que sufren de queratocono.

Síntomas

El Queratocono es una enfermedad bilateral y asimétrica, es decir que generalmente afecta los dos ojos, pero hay uno que se encuentra más afectado que el otro.

En un principio puede cursar de forma asintomática, pero a medida que la enfermedad progresa los síntomas comienzan a manifestarse.

Dentro de los cuales los más comunes son:

  • Visión borrosa
  • Distorsión de la visión
  • Visión con “fantasmas”
  • Mayor sensibilidad a la luz
  • Cambios frecuentes en la prescripción de sus lentes.

En los estadios avanzados se generan cicatrices en la córnea que generan cambios significativos en la visión y limitan los tratamientos.

Diagnóstico y seguimiento:

Se realiza con un examen oftalmológico completo mediante la toma de la agudeza visual, examen en lámpara de hendidura y algunos estudios complementarios como:

  • Topografia corneal (evalúa la curvatura de la córnea)
  • Paquimetría (medición del espesor corneal)
  • Estudios más avanzados y completos como el Pentacam.

En pacientes jóvenes con Queratocono se recomienda control cada 6 meses para evaluar su evolución.

Tratamiento:

El objetivo es detener la progresión del Queratocono,  existen diferentes tratamientos dependiendo del estadio evolutivo en que se encuentre la enfermedad.

  1. Crosslinking

Consiste en la aplicación de gotas de riboflavina (Vit B12) sobre la córnea para luego, exponerla a luz ultravioleta. Este proceso genera un efecto foto – químico entre las fibras de colágeno de la córnea que lleva al aumento de la rigidez y la consiguiente detención del proceso evolutivo. El Crosslinking se realiza en quirófano y bajo todas las medidas de bioseguridad correspondientes.

  1. Segmentos intracorneales

En caso de queratoconos avanzados o de rápida evolución, se decide la implantación de segmentos intracorneales que tiene como objetivo mejorar la biomecánica y regularizar la forma de la córnea.

Antes de implantar los anillos corneales es necesario la creación de unos “túneles” en la capa central de la córnea, para lo cual utilizamos el Láser de Femtosegundo, consiguiendo una mayor precisión y seguridad que con la técnica manual.

  1. Trasplante de Córnea

Existen casos en donde el avance de la enfermedad ha producido un adelgazamiento y una deformidad muy avanzada. En estos casos, la mejor opción terapéutica es la de realizar un trasplante de córnea, donde se reemplazará la córnea enferma por una sana proveniente de un donante cadavérico.

Las lentes de contacto rígidas o esclerales son un tratamiento óptico para el Queratocono, es decir, mejoran la visión, pero es importante saber que no detienen la progresión del mismo. En muchas oportunidades, estas lentes, son indicadas luego del Crosslinking o de los anillos intracorneales.

Como prevención se recomiendan las revisiones periódicas y anuales para su detección precoz, así como algunas medidas como no frotarse los ojos de forma frecuente. Ante la duda se debe visitar a un oftalmólogo, sobre todo, en aquellos pacientes con antecedes familiares debido al factor genético mencionado anteriormente.